El autocuidado de la salud comprende todas aquellas acciones que realizamos en pro de conservar nuestra integridad física.

Esto me permite tener el control de mi enfermedad, evitar o reducir las complicaciones a corto y largo plazo, detectar los síntomas de emergencia, llevar un registro de mis niveles en sangre, cuidar mi peso corporal, así como una alimentación balanceada y que mi médico tratante pueda hacer ajustes de cambio en las dosis de los medicamentos, el plan de alimentación, en el ejercicio físico y decidir la aplicación rápida de medicamentos durante infecciones, enfermedades intercurrentes o problemas emocionales severos.